DULCE VOZ..... NAVIDAD EXISTE SI VOS SOS NAVIDAD....

martes, 26 de enero de 2010

TE GUSTARÍA SER UN MAGO??


“La curiosidad tiene su propia razón de existir. No pierda nunca una santa curiosidad”Albert Einstein¿Qué tal si en este momento durmieras y soñaras? ¿Qué tal si en sueños volaras al cielo y trajeras una bella flor? ¿Qué tal si al despertar, tuvieras esa flor en tu mano? ¿Qué harías? En algún momento de nuestra vida, la necesidad, la frustración, la impotencia o la tristeza, nos impulsa a tener deseos imposibles y en ese momento nos gustaría saber mas sobre los poderes ocultos o sobre la magia.
¿Qué es un mago?.
Todos tenemos una idea de él, por lo general los vemos en los circos o teatros, o en la calle, cuando nos piden limosna y en segundos nos quitan la cartera o el celular y no nos damos cuenta, pero, hoy día hablaremos de cómo es un mago de verdad. Un mago puede convertir el temor en alegría, la frustración en realización, un mago puede convertir lo temporal en eterno.Un mago puede llevarnos mas allá de nuestras limitaciones, hacia lo ilimitado. Resulta que hay un mago dentro de nosotros, un mago que lo sabe todo. Este mago esta mas allá de la luz y la oscuridad, el bien y mal, el placer y el dolor. Todo lo que el mago ve tiene sus raíces en el mundo invisible, el mundo espiritual. La naturaleza refleja los estados de animo del mago. El cuerpo y la mente pueden dormir, pero el mago no , pues vela permanentemente junto a nosotros.
El mago posee el secreto de la inmortalidad y la magia solo podrá retornar a nosotros, con el regreso de la inocencia, pues, la esencia de todo mago es la transformación. El mago observa los movimientos del mundo, pero su alma habita en el ámbito de la luz. El paisaje cambia, el observador permanece igual y el cuerpo es solo el sitio al que los recuerdos llaman hogar interior. ¿En suma quien soy ? Esa es la única pregunta que vale la pena hacerse y la única que nunca se logra responder.
En el curso de nuestra vida , representamos una infinidad de papeles, pero esos papeles no somos nosotros, pues , el espíritu no tiene lugar, pero deja tras de si una huella que llamamos cuerpo. Cuando uno no es mago, se considera así mismo un suceso local, que sueña con un mundo mas grande y al revez, un mago es un mundo que sueña con los sucesos locales. Los magos verdaderos, con frecuencia han preferido no tener nombre, ni pertenecer a sitio alguno. Suelen decir “El hecho de que reconozcas mi rostro, no significa que me conozcas”.
Trata de olvidar por un momento tu nombre y luego pregúntate ¿Quién soy yo? El primer paso para conocerse, es olvidarse de su nombre, de sus títulos, de sus propiedades. Ahora, sin nada, empieza a ser real y eso implica descubrir, quienes somos en realidad. Cuando representamos un papel, estamos limitados y sin embargo, todo el mundo asume y descarta papeles. Dejar de hacerlo no es fácil, sin embargo, es necesario e indispensable para entrar en el mundo del mago y ¿Cuando sucede? “cuando despertamos en las mañanas, hay un instante antes de comenzar el día, sin ningún pensamiento en la mente, somos nosotros mismos, en un estado de conciencia simple.
Esta experiencia de simplicidad existencial, se repite a intervalos durante el día. Son pocos los que se dan cuenta de este fenómeno, porque están acostumbrados a identificaciones con el pensamiento. Sin embargo, no somos lo que pensamos y los pensamientos que pasan por la mente, solo le pertenecen al nombre y al papel que representa en ese momento, si es una mujer y piensa en su hijo, esta representando el papel de madre. Esto es tan cierto que las personalidades alternantes, albergan varias personalidades dentro de una misma persona, cuando se desdoblan en trance hipnótico, su comportamiento es muy diferente, de acuerdo al rol que se asigna cada personalidad; si deseas trascender, puedes probar y hacerlo así.Mientras lees alguna revista, dirige tu atención a quien esta leyendo. Si escuchas música, dirige tu atención a quien esta escuchando ¿Qué es lo que has hecho? Has cambiado el acto de observación, para ver al observador y este observador eres tu. La idea de estar fuera del papel que uno representa, puede ser atemorizante para algunos. Este hecho lo vemos a diario, cuando vemos a las personas deprimidas por haber sido jubiladas, cuando pierden un empleo burocrático que les daba poder, cuando los hijos se van, cuando muere su pareja. El sentido del yo y la identidad de una persona, se asocia a los nombres y a los roles que han desempeñado, pues, no han tenido tiempo de averiguar quienes son.
El hecho de ser humanos nos hace ser tan reales, pero, la realidad no se puede definir, solo se puede experimentar. Haz la prueba , al despertar por la mañana, trata de coger esa fugaz insinuación del ser puro y simple, antes de que tu mente comience a conversar contigo , por ejemplo, en lo que hay para comer, como solucionar tal problema con tu amiga etc. Ese estado quieto, silencioso, sin nombre, es muy gratificante, pues, empiezas a conocer “ese castillo propio, cuyos muros muy sólidos protegen la bóveda donde se encuentra el verdadero tesoro de tu vida, que eres tu”.
Por eso los magos no creen en la muerte, pues, a la luz de la conciencia, todo vive y por lo tanto, no hay principio ni final, pues estos términos, no son mas que fabricaciones de la mente. Para estar vivo, es preciso estar muerto para el pasado, las moléculas se disuelven y desaparecen, pero la conciencia sobrevive a la muerte de la materia en que se aloja y que llamamos cuerpo. Algunos piensan que la muerte nos fue impuesta y por eso nos llaman mortales, que deriva de la palabra muerte. Sin embargo, deberíamos llamarnos inmortales, si creyéramos que somos criaturas de vida, pero, no estamos acostumbrados a ello. En el origen de toda falsa creencia, hay un razonamiento falso.
Para cambiar esta creencia debemos empezar por no identificarnos con el cuerpo, pues estos nacen, envejecen y mueren; se hace necesario identificarnos con la eternidad, por lo tanto, todo mago emprende un viaje que lo lleva a descubrir la verdad sobre el tiempo. Para nosotros el tiempo fluye de manera lineal, registrando el tiempo desde el pasado presente y futuro. Einstein demostró que esto es relativo y se tiene la capacidad de acelerar o disminuir la velocidad de este.
Un suceso feliz lo acelera, mientras que un suceso doloroso lo frena. “La relatividad, nos permite alterar nuestra creencia en el tiempo lineal. Si consideramos que el universo es un deposito de energía, entonces, nada muere, porque la energía no se destruye, solo se transforma y estaremos eternamente en forma de energía. Tal vez por eso un antiguo texto vedico dice:“El mundo es como una gran ciudad, reflejada en un espejo”

2 comentarios:

  1. Hola hoy vengo a entregarte mas que un premio una historia de vida que quiero compartir contigo http://www.pekesymas.com/2010/01/mi-madre.html

    ResponderEliminar
  2. Gracias! una historia de vida llena de amor y valentía... cuánto de Dios que tienen las mamás!! Soy una afortunada por tener la madre que tengo! Cariños!

    ResponderEliminar